964 25 57 47

terapia familiar

Preguntas frecuentes

1. ¿QUÉ ES UN PSICOLÓGO?

Un psicólogo es un profesional de la salud mental. Está licenciado en psicología y si ejerce su profesión está obligado a colegiarse en el Colegio Oficial de Psicólogos de su comunidad autónoma.

El psicólogo mediante la psicoterapia enseña y entrena a las personas a que por ellas mismas sean capaces de afrontar con éxito sus problemas, reduciendo con ello el malestar que están sufriendo. Trabaja en colaboración contigo y su objetivo es aumentar tu bienestar, salud y calidad de vida.
Es importante matizar que el psicólogo no es un amigo al que se le explican los problemas. Seguramente, entre tú y él llegue a establecerse una agradable relación de cordialidad, pero su objetivo principal no es ser tu “confidente” sino ayudarte a recobrar un estilo de vida satisfactorio. Forma parte de la terapia que te formule preguntas para averiguar que problema tienes, pero sólo te preguntará sobre aquellas áreas necesarias para llevar a cabo la intervención.
Las funciones del  psicólogo en el área de la psicología clínica son las siguientes:

  • Evaluar
  • Diagnosticar
  • Intervenir.
2. ¿QUÉ ES LA PSICOTERAPIA?

La psicoterapia es el proceso terapéutico que utiliza el psicólogo para el tratamiento de los trastornos psicológicos.
Durante este proceso, el psicólogo hablará con el paciente y le enseñará a descubrir la causa de su malestar, a reflexionar y comprender aspectos de su vida que están relacionados con el problema. También enseñará las diferentes formas de afrontarlo y superarlo.

Existen diferentes tipos de psicoterapia en función de la corriente psicológica en la que se apoya el profesional: psicoanalítica, humanista, gestáltica, cognitivo-conductual, sistémica, etc. Cada estilo de terapia se basa en una filosofía y unos razonamientos teóricos concretos y propone mecanismos y técnicas de intervención diferentes.

3. ¿QUÉ ES TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL?

La terapia cognitivo-conductual se basa en cómo las personas organizan sus pensamientos (cogniciones) , cómo las interpretan y cómo actúan.
El concepto de cognición se refiere a la capacidad de los seres humanos de procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido y características subjetivas que permiten valorar y considerar ciertos aspectos. Incluye creencias y esquemas mentales.
El concepto conductual hace referencia a los comportamientos que se originan de las emociones y cogniciones. Es la forma en que uno se percibe a sí mismo, a los demás, a los acontecimientos y al mundo que lo rodea. Las interpretaciones que extraemos de todo ese conjunto determinan nuestros sentimientos y la manera de comportarnos.
El origen de los problemas psicológicos se encuentra en el uso de mecanismos inadecuados debido a un aprendizaje erróneo y a una percepción e interpretación distorsionada de la realidad. Para resolver un problema, hay que modificar creencias y conductas erróneas.
La terapia cognitivo-conductual cuenta con respaldo empírico e investigación científica que corrobora su validez y eficacia. Se caracteriza por:

  • Ser breve (entre 12-20 sesiones)
  • Se centra en el presente, buscando una solución al problema en el aquí y ahora.
  • Existe una relación terapéutica de colaboración psicólogo-paciente.
  • Son fundamentales las prescripciones o tareas que se realizan entre sesiones.
4. ¿QUIÉN ACUDE AL PSICÓLOGO? ¿CÚANDO ACUDIR?

No hay necesidad de tener que padecer una enfermedad para consultar a un profesional de la psicología. En ocasiones, problemas de la vida cotidiana nos afectan de tal manera que nos restan calidad de vida hasta el punto de influir negativamente en nuestro ánimo y bienestar.
El momento idóneo al que acudir a la consulta de un psicólogo es cuando la persona acepta que está pasando por un momento difícil de encajar y asume que debe pedir ayuda a un especialista. Cuanto antes se acuda antes se podrá poner remedio. Si esperamos demasiado el problema puede desbordarse y es más complicado poderlo resolver.

Algunos motivos para acudir al psicólogo son:

Complementar un tratamiento farmacológico que por sí mismo esté resultando  ineficaz.
Enfrentarse a la existencia de dolor emocional intenso: depresión, miedo, ansiedad, desesperanza, ...
Mejorar la calidad de vida cuando varias áreas se están viendo afectadas (relaciones familiares, trabajo, descanso, salud, proyectos).
Cuando personas significativas en nuestra vida se ven afectadas por problemas y ante nuestra necesidad de buscar solución (hijos, pareja, etc.).

El psicólogo no es un profesional diferente a cualquier tipo de médico al que acudimos cuando nos duele algo, recordemos que es el profesional encargado de nuestra salud mental.

5. ¿CÚANTO CUESTA LA TERAPIA? ¿CÚANTO DURA?

Acudir a un psicólogo no es más caro que acudir a cualquier otro especialista. Generalmente la duración y frecuencia suelen adaptarse a los recursos del paciente.
Además, el pago es una parte importante del tratamiento, es el reconocimiento del trabajo del psicólogo, define el tipo de relación que debe establecerse (ni caritativa ni amistosa) y otorga el derecho del paciente a exigir un trato profesional
La tarifa suele ajustarse al tipo de terapia (individual, de pareja, etc.) por lo que no existe un precio único. El psicólogo te informará de todas las cuestiones económicas.
Respecto a la duración del tratamiento, decir que ésta es muy variable: hay terapias que pueden durar solo un mes y otras que duran hasta un año. Una media de duración de las terapias cognitivo-conductuales está entre 4 y 6 meses.
Existen intervenciones que tan solo requieren un número reducido de visitas, por ejemplo de 2 a 5 visitas. Es el caso donde el paciente tan solo busca un apoyo puntual o una orientación concreta hacia alguna situación.
En general, el profesional es quien decide la frecuencia de las sesiones si bien las primeras visitas son más frecuentes (una por semana) y poco a poco las sesiones se irán espaciando (cada quince días, cada mes, etc.).

6. DIFERENCIAS ENTRE PSICÓLOGO Y PSIQUIATRA

Un psicólogo es un profesional que ha realizado la carrera de psicología y ha podido especializarse en diferentes áreas (psicología de la salud, psicología social, psicología de las organizaciones, psicología clínica, psicología educativa, etc.). La parte de la psicología orientada a hacer terapia es la psicología clínica y en el caso de la infancia, la psicología educativa.

Un psiquiatra es una persona que ha hecho la carrera de medicina y se ha especializado en psiquiatría. Existen psiquiatras especializados en adultos y psiquiatras especializados en la infancia.

La gran diferencia entre ambos profesionales de la salud es que el psiquiatra puede administrar psicofármacos en la intervención terapéutica y el psicólogo no. Lo usual es que ambos profesionales trabajen en equipo y que ambos tipos de terapia (farmacológica y psicológica) se combinen.
No todas las personas que siguen una terapia psicológica necesitan un tratamiento farmacológico que la acompañe, muy al contrario, el tratamiento con psicofármacos permite el alivio del dolor emocional agudo pero es la terapia psicológica quien enseña la forma de enfrentarse y solucionar un problema.

7. ¿CÓMO TRABAJAMOS EN NUESTRO CENTRO?

Dinámica de las sesiones
El primer paso es concertar una cita llamando previamente a la consulta. A continuación se describen las fases del proceso de terapia:

EVALUAR: Escuchará lo que le vayas contando (problemas, dificultades o sentimientos)  y te irá haciendo preguntas.
Respetará la información que tú quieras ofrecer. Ante aspectos que no desees contar, si considera que algo es relevante para la intervención te instará a volver a esa cuestión más adelante, cuando te vayas encontrando preparado.
El terapeuta y el cliente establecerán una alianza basada en la confianza y la confidencialidad.
Derivará al paciente a otro especialista si el asunto no es de su competencia o si necesita la colaboración o valoración previa de otro profesional.

DIAGNOSTICAR: Para evaluar la información que va recibiendo te puede pasar alguna prueba (test psicológico) que ayudará al diagnóstico o a definir mejor tu problema.
Te dará su opinión sobre lo que se ha hablado: te orientará y explicará qué es lo que te ocurre y  como va a ir la terapia. En todo momento te resolverá las dudas que vayan surgiendo.

INTERVENIR: En esta fase comienza realmente la terapia. El psicólogo te planteará los objetivos que vais a ir trabajando y te explicará que te está pasando. De esta forma se empieza a estructurar las sesiones.
El psicólogo te va a plantear pequeñas tareas o ejercicios que vas a ir resolviendo para solucionar tu problema. Estas tareas tienen objetivos muy concretos que te irá explicando. Hay tareas que sirven para obtener más información sobre tu problema y suelen hacerse al principio de la terapia: rellenar autorregistros o cuestionarios por ejemplo. Otras tareas consisten en practicar las técnicas que te habrá enseñado: técnicas para controlar la ansiedad, los pensamientos depresivos, para mejorar las habilidades de relación con los demás, para tomar decisiones o las que necesites según sea tu problema.
Se adaptará al ritmo que lleves y te ayudará si existe alguna dificultad.
Es muy importante remarcar que ninguna terapia funciona si el paciente no se esfuerza, el grado de implicación y responsabilidad con la terapia es fundamental para conseguir tus objetivos.

8. PROBLEMAS PSICOLÓGICOS MÁS FRECUENTES

Los problemas más frecuentes con los que la gente suele acudir a nuestra consulta son:

ORIENTACIÓN: No existe a priori un problema muy agudo, simplemente se da una circunstancia vital, una toma de decisión, una confusión de ideas que bloquean a la persona causándole gran malestar. El cliente busca alivio de ese malestar, una visión objetiva de la situación y el aprendizaje de ciertos recursos que le ayuden a tomar decisiones vitales.

ANSIEDAD: debido a uno o a múltiples factores, la persona se halla en estado alterado gran parte del tiempo, en ocasiones obsesionada con algún tema pero otras muchas veces se desconoce qué origina dicha ansiedad y en general se buscan estrategias para reducirla y una explicación al por qué de ese estado.

DEPRESIÓN: el cliente tiene un estado de malestar duradero, sensación de vacío y alta infelicidad, en general se siente triste y desanimado ante el futuro. Este grave malestar le ocasiona estancamiento en todas o casi todas las áreas de la vida y cuanto más se prolonga en el tiempo, más se agrava. Se busca comprender el por qué y aliviar dicho dolor para seguir haciendo frente a los problemas y volver a disfrutar de las cosas cotidianas.

FALTA DE AUTOESTIMA Y DE HABILIDADES SOCIALES: personas que no se valoran lo suficiente, que han tenido experiencias negativas que les han llevado a pensar que son poco válidas y que no se merecen disfrutar de aquello que otros alcanzan.
Hay personas que por circunstancias no han aprendido o no han podido desarrollar habilidades para relacionarse con el entorno con cierta soltura y tranquilidad. La posibilidad del rechazo o de decir algo inapropiado les bloquea de tal forma que su vida se reduce únicamente a los aspectos que controlan, quedando muy limitados y deseando entablar otro tipo de relaciones más satisfactorias y plenas.

PROBLEMAS DE PAREJA: relaciones conflictivas donde existe verdadero deseo por parte de ambos miembros de mejorar para continuar con la relación. Ambas partes tienen problemas para entender al otro, para discutir de forma adulta y respetuosa (en vez de pelear), para clarificar espacios comunes e individuales, para llegar a acuerdos sobre las relaciones con terceros (amigos, familiares, etc).

9. ¿QUÉ ES UN/A PSICÓLOGO/A INFANTIL?

El psicólogo infantil es un psicólogo que se ha especializado en las problemáticas que presentan niños/as y adolescentes y que dispone de las habilidades necesarias para trabajar con dicha población. Por supuesto si ejerce su profesión ha de estar colegiado en el Colegio Oficial de Psicólogos de su comunidad autónoma.
Es un profesional cuya tarea consiste en ayudar a resolver problemas y proporcionar una orientación.


COMO HA DE PREPARARSE EL NIÑO/A PARA ACUDIR AL PSICÓLOGO

El niño/a que acude al psicólogo debe saber a dónde va. Es conveniente que los padres expliquen con detalle qué es un psicólogo y para qué acuden a la consulta. Para ello es importante que previamente se informen acerca de la forma de trabajar del psicólogo/a al que van a acudir.

Se debe actuar con normalidad, igual que cuando le llevamos al dentista, al pediatra, a las clases de apoyo y en definitiva a cualquier profesional. Lo ideal es que se le explique que el psicólogo/a es una persona que va a hacer que las cosas mejoren para toda la familia. Le tiene que quedar claro que va a ser un trabajo en conjunto, es decir, el psicólogo, el niño, papá, mamá, etc. También le ayudará saber que a parte de hablar en las sesiones también se podrán hacer juegos y pasarlo bien.

10. ¿CÚANDO CONSULTAR CON UN PSICÓLOGO INFANTIL?

De forma general se puede decir que convendría acudir al psicólogo cuando exista una situación que provoque un malestar significativo, que se de de forma más o menos continuada y que genere una alteración en alguna de las áreas importantes de la vida: familiar, escolar, personal etc.

Pedir ayuda al profesional especializado implica afrontar el problema y es primer paso para solucionarlo. En ocasiones pueden surgir dudas sobre si el problema será tan grave como para acudir a un psicólogo. Lo importante es ser conscientes de que si se trata de una situación continuada y que perturba la dinámica familiar, es buena idea consultar con el especialista y él o ella os indicará la gravedad o dificultad real de la situación. En ocasiones existen problemas que no requieren una larga intervención sino que con unas pocas sesiones se consiguen controlar con relativa facilidad.

 

VENTAJAS DE REALIZAR UNA INTERVENCIÓN TEMPRANA
Una intervención a tiempo puede prevenir problemas mucho más complicados, con ello evitaremos que los problemas se hagan mayores. Ejemplo: imaginemos que vuestro hijo/a empieza a tener rabietas. Si está situación no se controla a tiempo las rabietas pueden aumentar de forma significativa y llegar a establecerse como pauta habitual de conducta. A medida que el niño/a crezca y se desarrolle, aumentarán sus habilidades y las rabietas pueden cambiar convirtiéndose por ejemplo en conductas agresivas (golpes, patadas, lanzar objetos…).


¿CÓMO TRABAJAMOS EN NUESTRO CENTRO?
El primer paso es concertar una cita. Es importante que al llamar a la consulta se comente brevemente el problema que queréis  trabajar así como la edad de vuestro hijo o hija. Nosotras valoraremos si en la primera cita es mejor acudir tan solo los padres o venir acompañados de vuestro hijo o hija. Generalmente si se trata de un niño/a pequeño/a solemos realizar una  primera entrevista con los padres a solas.
En esta primera entrevista se realizará una valoración de vuestro caso en concreto de cara a conocer las variables que hacen que esa situación se esté manteniendo en el tiempo y por tanto diseñar la intervención adecuada. El diagnóstico es el primer paso imprescindible para conocer lo que le puede estar ocurriendo al niño. Por ello se os informará con detalle de que es lo que le ocurre a vuestro hijo/a y las causas del problema. También os podemos facilitar información a través de lecturas que os ayuden a comprender mejor la situación.
Después de esta entrevista, se inicia el primer contacto con el niño/a.  La primera entrevista con vuestro hijo o hija va a tener como principal objetivo establecer un  clima de confianza con el niño o niña. Si se trata de un niño/a de corta edad, los juegos y dibujos nos van a ayudar a crear un buen clima para posteriormente iniciar la intervención. En las siguientes visitas si se considera necesario se puede pasar algún test a vuestro hijo/a para ayudarnos a esclarecer el diagnóstico. A los padres se os puede pedir rellenar algún cuestionario o que observéis y registréis alguna conducta de vuestro hijo o hija. Es muy importante la total implicación de la familia para obtener los cambios deseados.
Respecto a la frecuencia de las citas, en principio las intervenciones se harán una vez por semana y a medida que se vayan consiguiendo cambios se espaciarán a 15 días y a un mes. Referente a la duración de la terapia es difícil estimar un número de visitas concreto ya que cada caso requiere una atención diferente. Lo que si podemos afirmar es que las intervenciones con infancia y adolescentes no suelen tener una duración muy larga siempre y cuando la familia se implique activamente y se vayan cumpliendo las tareas que se vayan indicando


EL PAPEL DE LOS PADRES

El papel de los padres es muy importante, para empezar un niño/a nunca acudirá a consulta si vosotros no le traéis. Puede que sea consciente de que algo le pasa pero, a priori, no está entrenado para pedir ayuda y únicamente emitirá señales que nosotros los adultos tenemos que saber identificar e incluso a veces descifrar.

Por ello es imprescindible acudir a la consulta de un psicólogo/a con la idea clara de implicarse en las sesiones. El profesional os guiará, asesorará y ayudará. La tarea de los padres va a consistir básicamente en recibir la orientación y las pautas apropiadas en cada caso y en ponerlas en práctica en la vida diaria.

11. PROBLEMAS PSICOLÓGICOS INFANTILES MÁS FRECUENTES

Problemas escolares como por ejemplo bajo rendimiento escolar, falta de hábito de estudio, problemas de aprendizaje, etc
Problemas de conducta como por ejemplo rabietas, agresividad, desobediencia, etc
Hiperactividad
Déficit de atención
Enuresis (no control del pipí).
Problemas relacionados con la alimentación o el sueño
Celos o problemas entre hermanos
Problemas de baja autoestima
Déficit en las habilidades sociales

primi sui motori con e-max

| Imprimir | Email

Twitter response: "Invalid or expired token."
Centro de Psicología Clínica y Educativa de Castellón
C/ Poeta Verdaguer, nº 2, 6º Izquierda. 12002 Castellón
Teléfono: 964 25 57 47 - Móvil: 678 67 71 65